Recuperando la memoria de Colmenar: las ermitas desaparecidas

PEDRO SÁNCHEZ GÓMEZ | En Colmenar de Montemayor todo el mundo sabe dónde se halla la ermita del Humilladero, pero muy pocos conocen que además de ésta hubo otras cuatro que se hallaban diseminadas por el término municipal. Las cuatro ermitas hoy desaparecidas, eran: la de los Mártires San Sebastián y San Servián o Serván, que se ubicó en el mismo lugar que hoy ocupa el cementerio viejo; la de Santo Domingo que se hallaba en Felipe, alquería aneja de Colmenar, en la carretera de Pinedas; la de Nuestra Señora de la Consolación, junto a la presa del antiguo molino de agua de Consolación y la de San Simón, que estaba situada en el despoblado barrio anejo de San Simón, cercana a la fuente del mismo nombre.
En el libro “Montemayor, del concejo medieval a los Ayuntamientos contemporáneos”, Amarú ediciones, año 2009, su autor Miguel Sánchez González cita documentos del s.XVI en los que se habla de cuatro cofradías existentes en Colmenar que, además de las cuatro comunes de muchos pueblos del concejo de Montemayor, eran exclusivas de aquí:
“…dos de ellas con variantes de culto mariano -Asunción y Consolación- al Cristo de la Misericordia y a Santo Domingo”.
El culto mariano a la Asunción se refiere a Nuestra Señora de la Asunción, bajo cuya advocación está la Iglesia parroquial y cuya talla rodeada de ángeles preside la parte alta del retablo. La de Consolación, o Nuestra Señora de la Consolación, imagen hoy desaparecida que presidía la ermita del mismo nombre junto al molino y arroyo de Consolación. De las otras dos cofradías, la del Cristo de la Misericordia estaba dedicada al Cristo que se hallaba en la ermita del Humilladero y que por su deterioro fue sustituido por el actual Cristo de la Salud en el s. XVIII y por último, la de Santo Domingo era la cofradía que existió en Felipe en honor a Santo Domingo de Guzmán.
En el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico (Salamanca), de Pascual Madoz de 1846-1850, en el apartado dedicado a Colmenar de Montemayor, se puede leer:
“...como a unos 200 pasos del pueblo hay una ermita (Santísimo Cristo de la Salud) y otras tres que en la actualidad están arruinadas...”
Se habla de tres, posiblemente porque en esta fecha alguna de ellas hubiera desaparecido ya de la memoria colectiva.
1.-La ermita del Humilladero
Es la única conservada, y por los datos históricos, las características constructivas y los elementos decorativos que posee, podríamos deducir que se trata de una obra posiblemente del siglo XVI. De estructura sólida, de piedra de cantería labrada, con cornisa de granito y tejado a dos aguas, precedida de un pequeño atrio.
Traspasado el portalillo cubierto, con tejadillo apoyado en dos columnas de granito, asientos laterales y ventanas con sencilla rejería de hierro a los lados de la puerta de entrada se accede al interior, sencillo, de planta rectangular, sin elementos decorativos y con techumbre de madera.
Es aquí donde se veneraba, primero al Cristo de la Misericordia y actualmente al Cristo de la Salud.
2.-La ermita de los Mártires (San Sebastián y San Servián o Serván)
En el mencionado Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de Pascual Madoz, de mediados del XIX se puede leer:
“... el cementerio ocupa ahora el local en que antes estaba la ermita de los Mártires”.
Según relata Miguel Sánchez Gonzáles, en el siglo XVI, hubo conflictos entre la villa de Montemayor y las aldeas de su jurisdicción. Se les prohibió a las aldeas de la villa entregar suelo comunal, del ejido, obligándoseles a pedir licencia a la villa para ello. Se inicia un pleito entre las aldeas y la villa. En la denuncia presentada, un vecino de Colmenar, Pablo Martín, dice que:
“…e aún a los mártires de San Sebastián e San Servían le dieron sitios para hacer una iglesia e que en los otros lugares de la jurisdicción es público que han acostumbrado lo mismo…”.
De ello se puede deducir que la denominada iglesia de los mártires es la ermita que había en el lugar que hoy ocupa el cementerio viejo, y que su construcción es anterior al siglo XVI. De su estructura no quedan restos visibles. El único vestigio es la talla en madera policromada de S.Sebastián que se hallaba en la ermita de los Mártires y actualmente se conserva en la iglesia parroquial.
3.-La de Santo Domingo de Guzmán en Felipe
En el Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal de Sebastián Miñano y Bedoya, de 1829. Se dice:
“Felipe. Despoblado de España, provincia y partido de Salamanca, cuarto de Ojeda. Dista 13 leguas de la capital”.
En este barrio anejo de Colmenar, había una ermita dedicada a Santo Domingo, de la que nada queda, tan sólo el recuerdo de la romería que cada 8 de Agosto, festividad de Santo Domingo de Guzmán, celebraban en el lugar las gentes de Colmenar, Horcajo y Pinedas: era la “Romería de los tres pueblos”
4.-San Simón
Tampoco quedan restos de la que hubo en San Simón, en el barrio anejo del mismo nombre, y tan solo hay citas de su existencia en algunos documentos. Como el barrio se despobló en el siglo XVII o principios del XVIII, al ser abandonado también lo fue la ermita y luego el tiempo la rapiña y el descuido se encargaron de su desaparición, de tal suerte que hoy no queda la menor huella.
5.-La de Nuestra Señora de la Consolación
Es posible, que la presencia durante largos períodos de tiempo de frailes agustinos en Colmenar sea el motivo por el que esta ermita lleva el nombre de Nuestra Señora de la Consolación, ya que la congregación agustina tiene como patrona a la Virgen de la Consolación y los frailes permanecieron muchos años en Colmenar y eran poseedores de fincas y edificios en esta zona.
Se hallaba situada junto al puentecillo de la presa del molino de agua y aunque hay pocas referencias escritas sobre ella, si sabemos que hubo, como mencionábamos más arriba, una Cofradía de la Consolación y ha de suponerse que habría una imagen de Nuestra Señora de la Consolación en dicha ermita.
Hoy solamente se conservan algunos restos del paramento y el ábside semicircular, como muestran las fotografías.