Los Oblatos de San José celebrarán su fiesta anual en Colmenar de Montemayor

La comunidad religiosa peruana, encargada de las parroquias del sur de la provincia, tienen su fiesta grande el 30 de mayo
El próximo 30 de mayo los Oblatos de San José volverá a celebrar su fiesta anual en la parroquia y pueblo de Colmenar de Montemayor. 

Los Oblatos son una comunidad religiosa llegada desde Perú, formada por sacerdotes  y estudiantes de teología que, asentados en Linares de Riofrío por la falta de vocaciones en España, tomaron hace tres años las riendas de buena parte de las parroquias de la región.
Una agrupación que tiene su fiesta grande en este 30 de mayo, conmemoración de la muerte de su fundador, San José Marello, obispo italiano de la segunda mitad del siglo XIX.
"La devoción y el respeto a la figura de este santo de la Iglesia va creciendo lentamente", comenta Marcos Trujillo, párroco de diversas parroquias del sur de Salamanca, entre ellas la anfitriona de esta fiesta religiosa Colmenar de Montemayor. "Las cosas buenas se consiguen con sacrificio y lucha, sobre todo, y con mucha perseverancia y constancia".
Una fiesta comarcal
El primer cuadro con la imagen del santo se colocó en la capilla de la comunidad en Linares de Riofrío. Luego, ya de manera pública, se colocó en el templo colmenarejo y en la actualidad los cuadros están colocados en Lagunilla, Pinedas, Montemayor y Horcajo.
Desde la Comunidad de los Oblatos de San José quieren invitar a todos los pueblos donde realizan su labor pastoral, y a todos los que se les quieran unir, a participar de la fiesta tan propia el lunes 30 de mayo a las 19:00 h. Como en anteriores ocasiones, se oficiará una misa y se finalizará con un pequeño convite.
La Caridad como estilo de vida

Los Oblatos de San José constituyen un instituto de vida consagrada masculino católico fundado por José Marello Vialle el 14 de marzo de 1878 en Asti, Italia. El propósito obligación del fundador fue constituir una comunidad de verdaderos discípulos de Jesucristo, donde se viviera el mandamiento de la caridad con un estilo de vida fraternal a imitación de la Sagrada Familia y donde sus miembros se inspiraran en San José, el primero que cuidó los intereses de Jesús.
En 1909 la Iglesia aprobó la Congregación Oblatos de San José. Está conformada por hermanos religiosos y sacerdotes. Los hermanos se dedican a las obras de apostolado propias de la Congregación, según las disposiciones y aptitudes de cada uno. Los sacerdotes, en cambio, realizan su ministerio pastoral en las parroquias. Ellos predican, catequizan, dirigen espiritualmente y celebran acciones litúrgicas.
Debido a la escasez de párrocos en la comarca, y en España en general, un grupo de cinco sacerdotes, pertenecientes a los Oblatos de San José en Perú, se instalaron como congregación en Linares de Riofrío desde donde atienden las parroquias de más de 21 pueblos.